CAMPEONAS
Cadete femenino Campeón de Copa

Hace ya dos años que el club se propuso volver a ser una referencia en femenino.

El primer paso era conseguir que un grupo de niñas, que jugaban en una tercera división se convirtieran en JUGADORAS.

Tuvimos que tomar la decisión de si competían un año más en tercera o las metíamos en la competición de segunda, y las obligamos a crecer de golpe.

¡¡¡ Quién dijo miedo ¡¡¡.

Primero entrenos y primeros meses muy difíciles, TODO HABÍA CAMBIADO, la exigencia en los entrenos, su entrenador, primeros lloros; empezamos a escuchar la palabra COMPETIR.

“Me muero quiero dejarlo, no puedo más, no aguanto a Nacho”, seguro que muchas de esas palabras se escucharon en el coche a la vuelta de un entreno.

Pero llegó el primer partido, BC en Riazor ¿no podíamos empezar con algo más suave? Las aún niñas dieron su primer paso adelante, jugaron un partido de poder a poder. Las gradas a tope, el público ruidoso, un SI SE PUEDE en las gargantas de los padres y aunque perdemos, la cabeza alta y las sensaciones de que este equipo podía darnos muchas alegrías y sobre todo empezamos a ganarnos el respeto de los rivales.

La primera fase nos confirma sensaciones, ganamos fácil y nos metemos primero en un cruce con Cia María, nuestro primer partido a vida o muerte, y al ganar, en la liguilla que da paso a la fase de Ascenso.

Rivales de mucho nivel, BC (hasta seis veces nos enfrentamos ese año), Calasancias, Tirso de Molina.

Memorable en esta segunda fase los dos partidos contra Calasancias. Primero en la pista colegial donde el carácter de estas ya un poco “más jugadoras”, es capaz de evitar una derrota abultada y perdiendo por 9 puntos dejarlo todo abierto y en casa donde somos capaces de ganar de 9 y gracias al average conseguir la plaza que nos permite seguir avanzando en la competición y pelear por el ascenso.

Liga de Ascenso, quien nos lo iba a decir, Burela, Porto do Son y como no BC en el camino. Cada partido jugado como si fuera el último y competido al máximo 3 derrotas y tres victorias, nada mal para unas niñas que en Septiembre dudaban de su nivel y en Junio no se sienten inferior a nadie.

Nueva temporada, “Ya somos cadetes”, esa edad del cambio, donde el físico de un año a otro se nota, pero hemos aprendido que con sudor y trabajo somos capaces de competir y lo que es más importante sentimos y pensamos como jugadoras de Baloncesto.

La liga regular es una buena prueba, ganamos a todos los equipos menos a Xiria de Carballo, formado por jugadoras de segundo año, especial el partido en Betanzos donde conseguimos con 3 jugadoras en pista salvar una vez más por average la clasificación. Nos esperan Culleredo, Xiria, BBCA, Maristas y Universitario de Ferrol, excepto Maristas todos equipos de segundo año. Por primera vez supimos lo que era no pasar una fase, pero competíamos bien.

Y llegó la copa, sabíamos que jugar la Final a 4 era casi seguro, pero nos esperaban 3 buenos equipos, Xiria nos había ganado los dos partidos anteriores, BC que nos ganaba en la penúltima jornada y Santo Domingo de Betanzos otro viejo conocido.

La semifinal nos enfrenta al organizador de la fase y que nos había ganado este año, Xiria de Carballo, invicto en liga y en Copa. Malos precedentes que además se complican durante el partido, pero estas niñas- jugadoras de repente se convierten en JUGADORAS, sacan lo mejor de sí y consiguen ganar por dos puntos y clasificarse para una final en la que nadie más q ellas creían. Por el camino la lesión de una compañera q camino del hospital lloraba no por el dolor sino porque quería jugar, que nos deja sólo con 7 jugadoras para la tarde. Momentazo cuando el equipo desde el medio del campo la llama, con niñas llorando y escuchando los gritos de júbilo de su compañera.

Y llega la gran final, el rival Basquet Coruña.

Un equipo que sabe a lo que juega, nos había derrotado con cierta facilidad hacía menos de 15 días, perdíamos una jugadora, menos tiempo de recuperación, pero todo eso que pueden parecer disculpas para las JUGADORAS de MONTROVE sólo son alicientes.

Competimos con el alma, el corazón, concentradas y como no la calidad de cada una de las guerreras, peleamos cada balón como si fuera el último, vendíamos muy cara cada canasta y así íbamos aguantando siempre por encima los arreones del rival, que querían someternos a base de rotación y ritmo.

Gemelos que se cargan, tiros libres que no se meten por agotamiento (+10 Tl fallados en los 2 últimos cuartos), y BC que por primera vez en el partido a 5 minutos se pone por delante y se va 5 puntos arriba.

Pero cuando peor se pone, más carácter tenemos y somos capaces nuevamente de darle la vuelta al marcador, desesperación en las rivales y castigamos cada error para llegar al final con 7 puntos de diferencia.

Final del partido, saltos, abrazos, risas

¡¡¡ CAMPEONAS ¡!!

¡¡¡ NUNCA UN EQUIPO DE PRIMER AÑO HABÍA GANADO LA COPA ¡!!

 

 

Marcar como favorito enlace permanente.

Comentarios cerrados.