¿Magia? No, trabajo, esfuerzo e ilusión.

3 palabras que resumen lo que ha sido la liga en A Coruña para nuestras pequeñas leonas, tres palabras que logran que nuestras chicas sonrían y sientan esa pasión que los amantes del baloncesto tenemos por este deporte. Ya que aquí, por desgracia, nadie tiene una varita mágica. Lo conseguido se consigue por el trabajo, esfuerzo e ilusión de este grupo de jugadoras alevines, aunque a veces si que algo de «abracadabra» hay, ¿o deberíamos llamarlo confianza?

Un equipo de primer año, siempre compitiendo con benjaminas (¡pero qué benjaminas!), en una liga en dónde solo había otro equipo íntegramente de 2011, es decir, compitiendo contra niñas nacidas en 2010 en su mayoría. Durante toda la temporada se ha demostrado de qué pasta estamos hechas, superando los obstáculos y cada dificultad que aparecía. Llegando a remontar 20 puntos en algún partido gracias al pundonor, carácter y sobretodo al esfuerzo colectivo.

Esta es una temporada en dónde hemos conseguido que el NOSOTRAS prime sobre el yo, generando así bonitas amistades y mucha unión.

Ayer Sábado teníamos dos rivales, el CB Cambre, y nosotras mismas, ya que recibíamos la copa y medallas antes de jugar el partido, debido a que matemáticamente ya éramos campeonas al tener el average particular con Esclavas a favor. Esto podía hacer que nuestras pequeñas jugonas perdieran la concentración y pecasen de estar relajadas.

Un primer tiempo complicado, en dónde precisamente salimos estáticas, con la mente en lo sucedido unos minutos antes, nos da la impresión de que podemos tener otro partido apretado. Sin embargo, la salida del segundo tiempo generó un bonito juego, alegre, con pases, tiros exteriores, buenas defensas, y mucho movimiento. Al generar más espacios, conseguimos numerosas ventajas, y logramos aprovechar para mejorar nuestra ocupación de espacios, ya que la defensa cerrada en torno al aro de Cambre, permitía buenas circulaciones de balón, que en muchas ocasiones acabaron en pase de canasta o una buena decisión de tiro exterior.

Esta tónica se mantiene en todo el encuentro. Un Montrove activo, trabajando con los pies en defensa y castigando a la defensa rival con numerosos tiros exteriores y cortes al aro en rápidas transiciones.

Bonito partido de estas alevines, que permite una celebración, y mantener y agrandar su sonrisa, mostrando y contagiando su inmensa felicidad.

Además tuvimos el bonito detalle del apoyo de las alevines azules, las benjaminas y los alevines, a quienes obviamente animamos después en su partido, y con los que aprovechamos para cerrar un día mágico celebrando en una cena conjunta que dos de nuestros equipos alevines son CAMPEONES de liga.

Próximo destino: A Estrada, y… ¡Chema paga los helados, Chema paga los helados!

error: Content is protected !!