Paso adelante del Infantil Masculino de 1ª División

Baloncesto Narón 38 – Montrove 51

 

La cita era el domingo por la tarde en La Gándara ,  con la dificultad anímica de venir de una racha negativa y ante un rival que perderá pocos partidos en su pista y llamado a ser del grupo de arriba.

 

Sabíamos lo que teníamos que mejorar , la defensa era lo que no nos permitía ganar partidos donde anotábamos más de 70 puntos y el saber en todo momento que es lo que está pasando en el juego y tomar la decisión más inteligente.

 

Con estas premisas salimos a la pista y al habitual ataque fluido de los nuestros, pese a que fallamos situaciones fáciles sumamos una defensa colectiva y solidaria que deja a Narón en 14 puntos y nos permite ganar el cuarto por 1 punto (14-15).

En el segundo cuarto , la defensa mejora aún más y pese a que los locales intentan diferentes opciones defensivas , seguimos anotando y nuevamente ganar el cuarto 9 – 14 .

 

Irnos al descanso con ventaja pese a que sólo fueran 6 puntos, nos reafirmó en el trabajo que estábamos haciendo y en la convicción de que este era el camino.

 

La actitud a la vuelta de la pista ya decía que era el día en que todos remábamos en una dirección , en que el yo quedaba olvidado por el nosotros y en que a cada fallo de mi compañero una palabra de ánimo o una ayuda defensiva para minimizar su error , cada balón dividido peleado , … y así pese a que Narón sigue intentando con cambios defensivos acercarse en el marcador aumentamos en 3 puntos la diferencia hasta los 9 puntos que pudieron ser 12 pero un triple sobre la bocina de los locales conseguía rebajar .

 

Último cuarto y es donde teníamos que saber jugar, saber que Narón iba a incrementar su tensión, que celebrarían cada canasta que los acercara como si fuera la ganadora, que debíamos seleccionar la mejor opción y sobre todo que el tiempo jugaba a nuestro favor.

 

Ataques moviendo el balón, buscando al compañero mejor situado , nos permitían mantener la distancia y no dejar nunca peligrar la victoria y sobre todo la defensa, nunca dejamos encadenar al rival más de dos canastas seguidas y cada uno de sus ataques se estrellaban ante nuestro muro.

 

Último minuto y ventaja que sabemos gestionar, por fin somos conscientes de lo que necesita el partido y ante la presión a la desesperada local, mantenemos la calma y buscamos las mejores opciones lo que nos lleva a consumir segundos y a tiros libres.

 

En definitiva un partido donde la clave ha sido la defensa, eso nos ha permitido ganar cada uno de los cuartos y saber jugar los minutos definitivos.

 

Al final del partido, cara de felicidad en los nuestros , victoria merecida y foto de confraternidad con los jugadores locales.

 

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.