Jornada Babybasket

 

Tenemos la ventaja que la mayoría de niños tienen una motivación muy alta para jugar a cualquier deporte. Debemos aprovechar como entrenadores esta motivación inicial para practicar deporte y tener en cuenta que si no se la seguimos alimentando no durará para siempre y convertirse en algo negativo.

Hay que tener presente que somos referencias y modelos para ellos en todo momento, trasmitiendo valores y conductas.

El trabajo diario en cada entreno se ve reflejado no solo en las jornadas de babybasket sino en cada momento. Ayer una vez más, se vio reflejado el trabajo de cada día, el esfuerzo y la ilusión que tienen por practicar este deporte y emocionarse en cada canasta, hasta tal punto de hacer emocionar al entrenador al ver el progreso de uno de ellos al conseguir su primera canasta y como sus compañeros lo buscaban seguido para unirse a su propia felicidad de conseguir introducir el balón por el aro.

Disputaron los dos partidos a un nivel muy alto, sino con el progreso de sus hijos dándonos las gracias a los entrenadores y al club por todo lo que estamos consiguiendo con sus hijos, y a los que nosotros agradecemos su confianza e implicación.

Todavía no ha terminado la temporada pero podríamos concluir con que hemos cumplido por encima de los objetivos, enseñar la práctica deportiva del baloncesto y educarles en valores.

 

1ª Jornada del Baby Basket Azul

Llegaron muy nerviosos al partido, pero con muchas ganas de jugar.

A la hora de jugar el primer partido, le tuvieron mucho miedo al rival debido a la diferencia de alturas y de edades. Al principio estaban muy perdidos en el campo pero fueron cogiendo confianza y llegaron a realizar varios tiros a canasta.

En el segundo partido, la seguridad que tenían era mayor y ya apenas estaban nerviosos. Hubo mucho juego en equipo y muchos pases efectivos que ayudaron a meter alguna que otra canasta.

Se lo pasaron muy bien y se divirtieron en todo momento, que era el principal objetivo en este primer partido de temporada.